El cartelista en la sombra: Bill Gold

Si hace unos días dedicaba una entrada a hablar de títulos de crédito en el cine a raíz de un breve reportaje de los informativos de Tve, hoy le toca el turno a los carteles de cine. Más concretamente a un creador a quien El País Semanal dedicó unas páginas este pasado domingo: Bill Gold: el genio invisible de Hollywood.

Empiezo admitiendo que no conocía el nombre de Bill Gold aunque sí conozco muchas de sus obras. Y es que Gold es uno de esos artistas en la sombra que ha estado presente en toda la historia del cine, desde Casablanca a Mystic River, pasando por La Soga o Bonnie & Clyde. Buen currículum, y solo es una mínima parte de los carteles que ha realizado.

Si en la entrada citada anteriormente exponía que los títulos de crédito son una mini-obra de arte y un pedazo más de la obra total, algo similar sucede con el cartel de una película. Cartel y títulos de crédito pueden mantener una relación muy estrecha con la película, resultando en una especie de resumen de lo que encontraremos durante el metraje. El cartel no solo es informativo, además de explicarnos algo sobre la película, ha de ser atractivo y motivarnos para verla. Y por otra parte, el cartel es una obra en si misma y merece consideración de arte, así como su autor de artista.

Carteles de Bill Gold
Carteles para Barbarella, A Clockwork Orange y Deliverance.

Bill Gold trabajó con Saul Bass, de quien hablé en la entrada sobre los créditos, pero mientras Bass logró gran reconocimiento Gold se mantuvo en un discreto segundo plano dedicándose a su trabajo de diseñar carteles. Sin embargo Bill Gold ha realizado los carteles de numerosas películas como La Naranja Mecánica o Barry Lindon (ambas de Stanley Kubrick), Fama, Hair, Alien y un largo etcétera.

El artículo del País Semanal señalaba como muy especial su relación con Clint Eastwood, a quien conoció cuando Gold recibió el encargo de diseñar el cartel de Harry el Sucio (Don Siegel). Eastwood confió en Gold para crear los carteles de Sin Perdón, Los Puentes de Madison o la ya mencionada Mystic River.

Cartel de la película Mystic River

Cartel de la película Mystic River

De manera paralalela a lo que sucede con otras artes “de segunda división” como las portadas de discos – en otra ocasión dedicaré una entrada a este asunto -, existen numerosos creadores que se alejan de lo que Bill Gold llama ‘aproximación al Monte Rushmore’: basar la portada o el cartel en el rostro de las estrellas. Existen muchos carteles de lo más creativo, moviéndose al hilo de los tiempos y los movimientos artísticos de cada época.

Como sucedía con los créditos, mis carteles preferidos a menudo son del género de terror – Dawn of the dead (la versión de 2004 de Zack Snyder) o algunas versiones de los carteles de la original Dawn of the Dead y de Day of the dead (George A. Romero) aunque entre mi lista de carteles hay hueco para mucho más: El día de la Bestia (Alex de la Iglesia), Volver (Pedro Almodóvar), Planet Terror (Robert Rodríguez)…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s