BANG! SIGH! WOOSH!

Portada del Diccionario de Onomatopeyas del Cómic, de Luis Gasca y Román Gubern.

Portada del Diccionario de Onomatopeyas del Cómic, de Luis Gasca y Román Gubern.

Otro título tontaina bien escogido para una entrada que hoy dedico a una reseña breve de un libro al que, solo por su título, ya juzgaréis como apasionante: Diccionario de onomatopeyas del cómic, de Luis Gasca y Román Gubern.

Pero, ¿puede un diccionario ser interesante? De hecho sí.

¿Y un diccionario de onomatopeyas? Claro, sobre todo si eres aquel personaje de Loca academia de policía que imitaba sonidos.

Ejemplo de onomatopeyas en una viñeta de El visir Iznogud

Ejemplo de onomatopeyas en una viñeta de El visir Iznogud. Renné Goscinny y Jean Tabary, 1964.

La verdad es que la consulta de este libro es de lo más interesante, al menos para el que trabaja con material que precise de onomatopeyas – por ejemplo, un dibujante de cómics -, pues Gasca y Gubern recogen aquí no solo las clásicas onomatopeyas y transcripciones de sonidos, también incluyen varios recursos que algunos autores utilizaron para expresar un sonido empleando su imaginación. Todo ello ilustrado por numerosas viñetas en las que se emplea dicha onomatopeya.

En todos los casos el origen de la onomatopeya es descrito por los autores. Veamos un par de ejemplos:

“BUMP – que en inglés significa topetazo, porrazo, trompazo, coscorrón, chichón, abolladura, etc. – pertenece también, obviamente, a la nutrida familia de ruidos mecánicos producidos a veces por una colisión violenta. En este caso, además de su significado léxico, el fonema se corresponde con la función mimética propia de una onomatopeya genuina.”

(Diccionario de onomatopeyas del cómic, pg. 76)

“TEEDLE DEE constituye una representación inglesa muy convencional de los sonidos musicales emitidos por la banda que desfila en una viñeta de Ben Wester’s Career, obra de Edwin Alger.”

(Diccionario de onomatopeyas del cómic, pg. 340)

¿En serio es entretenido leer un diccionario? Es que se trata de mucho más que eso, se trata de descubrir de qué palabras derivan ciertas onomatopeyas, a que familia pertenecen y para qué se suelen usar, cómo se las han apañado muchos autores para crear onomatopeyas… y además el libro nos muestra todo esto de la única manera posible: a través de viñetas. Y a mí me gustan las viñetas.

Sin más, me despido. ¡Muacs! ¡Hi-hi!

Anuncios

Un pensamiento en “BANG! SIGH! WOOSH!

  1. Pingback: Coitos voladores y sexo entre superhéroes | Las aventuras de Mannfred Salmon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s