La piel fría

¡Hola, amigos de lo salmónido! Pese a estar en una fase de abrumadora carga de trabajo, sin tiempo para dibujar gran cosa ni para escribir gran cosa, al menos dedico una entrada hoy a una lectura de verano, tarea pendiente desde el inicio de este mes de septiembre.

La piel fría es una novela de Albert Sánchez Piñol que enseguida nos recordará a alguna que otra historia reciente: transcurre en una isla. Más concretamente en un pequeño islote en el que solo existen una cabaña y un faro. Un oficial atmosférico llega a este islote en el Atlántico sur, en medio de ninguna parte, de ninguna ruta marítima, por motivos que uno pronto imagina.

Allí descubre que su única compañía es el técnico en señales marítimas Batís Caffó, un farero huraño al que el juicio parece haber abandonado. O eso parece. Durante la noche unas criaturas del mundo submarino atacan violentamente la cabaña del oficial atmosférico, quien pronto se da cuenta de sólo hay una manera de sobrevivir: refugiarse en el faro y luchar junto a Batís Caffó.

La piel fría, Albert Sánchez Piñol
“La piel fría”. Albert Sánchez Piñol (2003)

La piel fría es un relato asfixiante, cuyos personajes se enfrentan a un peligro tan incomprensible como fantástico: una raza de criaturas submarinas sin un propósito aparente. Pero la novela se centra tanto en el conflicto “exterior” como en los conflictos “interiores”, marcados por un pasado del que solo se puede huir y un presente que continuamente es puesto a prueba entre tensiones y hechos que parecen desembocar en una espiral de locura y desesperación. El autor, además, pone sobre la mesa una difícil cuestión: ¿podemos criminalizar y despojar de humanidad a nuestro enemigo, sin más? ¿Podemos dialogar y pactar, o siempre hemos de vencer?

El libro engancha rápidamente, sin perderse en vericuetos, planteando rápidamente los conflictos y profundizando en la psicología de unos personajes llevados al límite en muchas ocasiones. Quizá el principal problema de esta novela es que, tras un clímax absorbente, el transcurso hacia el desenlace – que en las últimas páginas ya puede adivinarse – se dilata, creando una larga curva de interés descendente.

Sea como sea, La piel fría es un libro lleno de aciertos, que sugiere multitud de imágenes y plantea preguntas y reflexiones; es un relato que se lee fácilmente pero sin esa sensación, tan propia de otras obras superventas, de lectura de usar y tirar. Al contrario, el conflicto, el desenlace, lo insano… todo ello permanece después de haber leído la última página y cerrado el libro.

Así que, queridos/as, os recomiendo un chapuzón en esta historia cuya adaptación al cine se habló allá por 2009, aunque yo no tenga noticia actualmente sobre el proyecto.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s