El cuento del Príncipe Modelo

Aún no sé muy bien dónde encajar esta ilustración, así que por ahora estará dentro de las entradas sin categoría. Continúa con el estilo de anteriores viñetas publicadas en Las aventuras de Mannfred Salmon pero sin definirse como, claramente, humor gráfico.

Vamos a ver:

“Príncipe Modelo”. Mannfred Salmon, 2012

Este cuento me lo contaron hace mucho, mucho tiempo, cuando el hombre era un animal joven y los burros todavía volaban. Dice así:

Un día llegó a la inocente tierra de Intacta un príncipe a lomos de su extraño caballo. Pero no era un príncipe cualquiera, ya que se llamaba Príncipe Modelo y era guapo y encantador. Venía a traer felicidad y cosas nuevas a las gentes del lugar y su sonrisa encandiló pronto a todo el mundo. Tan cautivados estaban que nadie prestó atención a nada de lo que hacía o decía el Príncipe, le dejaron hacer y deshacer, y cuando terminó, todo parecía exactamente igual que antes de su llegada. Pero todo el mundo admiró el encanto del Príncipe Modelo. Ese día se marchó, alegre, saludando con su mano a las buenas gentes. Mientras salía de la ciudad su caballo defecó a lo largo de todo el camino y los monjes sabios recogieron disciplinadamente sus heces, advirtiendo que traerían bienes y prosperidad. El Rey y su hermosa y enamorada hija se despedían, conmovidos, desde lo alto de una torre tambaleante. “Qué guapo es”, se dijeron.

Et voilà! Hasta aquí la aventura de hoy.

Anuncios

2 pensamientos en “El cuento del Príncipe Modelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s