Peor… ¡imposible!

Así se llama el festival de cine que estos días acoge la ciudad de Gijón, ya en su XIV edición, y que se dedica a proyectar toda suerte de engendros cinematográficos más allá de la serie B. Que es lo que nos gusta, claro está.

El cine más casposo tiene su fiesta grande durante esta semana con la proyección de un buen número de películas: El planeta de los seres hambrientos, Puma-man. El hombre puma, Roma 2072. Los nuevos gladiadores o La noche del terror ciego.

No he visto estos títulos y no tengo suficiente interés como para conseguirlos y tragármelos salvo que un festival como Peor… ¡imposible! tuviese lugar más cerca de esta tierra sureña, aun así una buena sesión de cine cutre nunca se ha de rechazar a la ligera, bien por el alto valor sentimental que puede llegar a tener uno de estos bodrios, bien por las risas que puede deparar. Una de las obras que cumplen con esta norma, en mi caso, es Supersonic man.

Soy Supersonic Man y puedo levantar tractores de cartón. Mola, ¿eh?

Supersonic man es la historia de un ser del espacio que adopta apariencia humana y se convierte en Supersonic man cuando le susurra a su reloj “que la fuerza de las galaxias esté conmigo”. Entonces vuela sobre fondos de la ciudad de Nueva York al ritmo de la músico disco de los años 70. Entre medias lucha contra un científico malvadísimo y sus secuaces, incluido un robot de papel de aluminio con dos cohetes en la cabeza. Incluso hay islas que explotan. Y Supersonic man tiene el poder de convertir las pistolas en plátanos.

Creo que este ejemplo basta para convencer a cualquiera de que un festival como Peor… ¡imposible! siempre es una buena elección. Las películas que programa se componen de argumentos estúpidos, diálogos infantiles, actuaciones nefastas y una realización que merece el infierno. Pero algo de bueno tendrán cuando aún hoy seguimos hablando de los delitos cinematográficos de Ed Wood – hasta Tim Burton le hizo una película – y cineastas – ser cineasta es muy cool – como Tarantino o Robert Rodríguez se han apuntado a la revisión de este subgénero con Planet terror, Death proof o Machete.

Por lo tanto, y concluyo, ¡cine malo SÍ, SIEMPRE!

Ah, lo olvidaba… esto de regalo:

Anuncios

3 pensamientos en “Peor… ¡imposible!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s