No estaba muerto…

…que estaba cambiando pañales.

Lo sé, lo sé, esto no está tan animado como antes pero es lo que hay. Sin embargo nada puede hacer que Mannfred Salmon deje de vivir aventuras, menos aún cuando cumplimos dos años en WordPress.

Lo cierto es que estas últimas semanas, alejado como estoy de la mesa de dibujo, saco el tiempo que puedo para dedicarme a otra cosa: escribir guiones. Es más, en un malabarismo propio de un aventurero de leyenda estoy practicando la escritura de guiones en inglés. Tal cual. Uno, que ya piensa en conquistar el mercado norteamericano. Paso a paso, de todos modos, voy escribiendo páginas y desarrollando mi faceta más puramente literaria. Y rescatando algún que otro proyecto paralizado mientras maceraba para volver a la carga con él. No me aburro, os lo aseguro.

Hablando de guiones, a través de abcguionistas, me encuentro realizando el taller de formato de guión que Valentín Fernández-Tubau ha preparado para este mes. ¿Y qué es el formato? Básicamente una forma más o menos universal de redactar el guión de tu película, capítulo, cómic… en el campo audiovisual, pongamos el cine, el formato viene a ser como en el ejemplo siguiente:

Ejemplo de la web ABCguionistas

Ejemplo de la web ABCguionistas

Es decir, definir en qué secuencia de la película nos encontramos, describir la acción y los diálogos. Puede parecer que no tiene muchas complicaciones pero mi experiencia me dice que sí y que a veces las variables para describir una escena menos “simple” pueden ser un buen quebradero de cabeza. Así, en mi afán por aprender un poco más sobre la escritura del guión y aprovechando la libertad de los talleres online, vuelvo a ese placer de aprender porque sí, porque apetece. Supongo que muchos no habréis pensado nunca en leer el guión de una película que hayáis visto – lógicamente, el guión se hace para que la película pueda realizarse y posteriormente ser vista por ti, espectador – pero es una grata lectura cuando te interesa la escritura para cine, televisión. Lo mismo con los guiones de cómic.

En cualquier caso y aunque ya haya pasado el Día del libro, leed. Por placer o por aprender. Pero leed que un libro es vuestro amigo.  Y un buen guión también.

Anuncios

3 pensamientos en “No estaba muerto…

  1. Tú ya tienes la experiencia de los comics, imagina para cada escena una viñeta y descríbela al dedillo. Supongo que encontrar las palabras exactas para describir la situación no será lo mismo que plasmarla con sus trazos, pero ya partes con la ventaja de saber el encuadre que quieres darle. Mucha suerte y ánimo!!! Doblemente!!!

    • Nah… si yo el guión lo tengo bastante controlado, al menos cómo redactarlo para que cualquiera pueda entenderlo y realizarlo. Ahora mi interés es profundizar en todo ese campo de variables que surgen cuando quieres contar algo y debes decidir cuál es la mejor manera de hacer fluir tu historia. Lo bueno de ser dibujante es que cuentas con una visión precisa en tu cabeza de cómo quieres los encuadres, sí, eso ayuda y mucho. El cómic debe entenderse como “arte secuencial”, no vale con hacer unos dibujos muy chulos, hay que contar algo con ellos.

  2. Pingback: La fortuna de Henry Lonbow (adelanto) | Las aventuras de Mannfred Salmon

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s