Editores 2 – Mannfred Salmon 0

Acaba de ganar el Madrid. Dicho eso, yo a lo mío: hace una semana que estuve de aventuras, nuevamente, en el Salón del Cómic de Barcelona. Esta vez, por diversos motivos, fui al grano y apenas tuve tiempo de pasearme tranquilamente por los pabellones dedicados al evento, curiosear en la zona de fanzines o rastrear alguna novedad jugosa. Apenas eché una ojeada desde lejos a las exposiciones de Batman y Lobezno, sí que me detuve más tiempo en la exposición “Cómics en guerra”, donde además de MUCHAS páginas de cómic ambientadas en conflictos bélicos había un buen surtido de vehículos militares y varias recreaciones de trincheras y hospitales de campaña.

fondo-guerra

Como fui al grano, mi presencia allí se limitó casi estrictamente a dejar portafolios, esperar novedades y recoger portafolios con el siguiente resultado: Editores 2 (dos ediciones del Salón sin conseguir entrevista) – Mannfred Salmon 0. Si en 2012 me comí un colín, en 2014 repito menú, aunque ya lo hago desde una total serenidad. Como buen alcalde de Madrid tengo una cabezonada, y esa cabezonada es que Ciudadano Satanás sea un álbum hecho y derecho algún día. De modo que Santi, Andrea y yo seguimos trabajando y enviando el proyecto a donde haga falta. Porque a cabezones no nos gana nadie.

Eso sí, nadie me ha quitado mis buenos paseos por Barcelona ni la emoción de iniciar el viaje camino del Salón. ¿Cómo? ¿Emoción? Sí, y os contaré por qué. La primera vez que fui al Salón del Cómic todavía se montaba en la Estación de Francia, yo tenía unos 16 años y había empezado a estudiar en la Escuela de Arte de Murcia. Un día mis padres me dieron una sorpresa, ¡me llevaban a Barcelona, al Salón del Cómic! De aquella edición me llevé varios fanzines y un volumen de Groo the Wanderer ¡dedicado por Sergio Aragonés! (a quien mi padre persiguió por el Salón para conseguirme la firma, esas cosas nunca se olvidan). Tardé varios años en volver y desde ese regreso el viaje a Barcelona se está convirtiendo en algo ritual, algo que en la familia Salmon esperamos con ilusión. Aunque sea solo por patear un rato la ciudad y a ver a nuestra gente.

Ah, esta vez no me fui de vacío. La única firma que me llevé, y es la única que quería en realidad, fue la de Sebastià Cabot en mi ejemplar de Perros y clarinetes. Me hubiese gustado hablar en este blog del debut de mi viejo amigo Joan March y del mencionado Sebastià, a quien tuve el placer de conocer en 2012 justo antes de colocar el proyecto de Perros y clarinetes en La Cúpula. No he podido hacerlo en el momento de su publicación pero puedo hacerlo ahora: leedlo, es una lectura muy grata, ¡hacedme caso! Aquí la dedicatoria:

10270720_628760747213686_7946497815698609382_n

¡Gracias, Sebastià! Esperamos el próximo cómic 😉

Lo dicho, este aventurero sigue con su cabezonada. ¿Novedades? En un futuro no muy lejano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s