Ante todo mucha sátira

A estas alturas creo que todos estaréis ya al tanto del atentado perpetrado en nombre de Alá en la redacción de la revista satírica francesa Charlie Hebdo. Tal vez alguna de vosotros sea de los que piensa que cuando un reportero de guerra muere en una guerra se lo tiene bien merecido por meterse en semejante follón, o que si andas provocando con tus creaciones satíricas y humorísticas es normal que alguien te acabe partiendo la cara. O pegándote un tiro. Respeto esa opinión pero no la comparto.

El corresponsal de guerra nos informa de la guerra, imaginamos que de manera profesional, para que desde nuestras cómodas casas podamos saber algo de lo que se cuece en esos países lejanos. No creo que haya forma segura de hacer ese trabajo, es así y ya está. El dibujante, el humorista gráfico, el caricaturista, etc, tiene que hacer humor. Y una revista satírica tiene que hacer sátira, y si toca los cojones a alguien es que está haciendo bien su trabajo. Ese trabajo es así, y ya está.

El humor, el que nos saca la carcajada más profunda y sincera, es el que pone en duda todo lo sagrado, lo mítico, lo icónico, lo intocable, lo correcto. Se mofa, ridiculiza, parodia, deforma, dinamita los cimientos de nuestras pomposas y grandilocuentes culturas y sociedades. Da la vuelta a lo establecido y lo convierte en inesperado. Con más o menos sutileza, grosería o grado de disparate. Y si no hace eso, difícilmente será humor. Humor del bueno, del que te deja exhausto de tanto reír, del que nunca jamás se olvida. Y el humor del bueno en ningún caso puede ser enjaulado o acotado, porque siempre encontrará una manera de superar la intolerancia, la censura y el dosdedosdefrentismo de los que lo asfixian o lo asesinan. Porque al humor, en definitiva, ni siquiera se le puede callar con amenazas. Ni con un kalashnikov. Porque hoy hemos sido muchos los que hemos estado con Charlie Hebdo y hemos compartido sus viñetas o las viñetas de homenaje de otros dibujantes. Porque este atentado solo conseguirá que sigamos haciendo humor, sátira y lo que haga falta, con la imagen de Mahoma, de la Virgen de la Macarena o de quien haga falta. Más que nunca.

Porque contra todo mucha sátira.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s