Salón del cómic. 2016

Sucedió que en el mes de mayo de 2016 las aventuras de Mannfred Salmon llevaron a éste a volver a Barcelona para asistir al Salón del Cómic… y se trataría, efectivamente, de una gran aventura.

¿Emoción? ¿Humor? ¿Amor? Claro, todo eso y mucho más en un breve repaso a este periplo barcelonés:

  • Un buen viaje. Una constante en los Salones es que se trata de un viaje en familia, donde cada kilómetro recorrido, cada parada para comer/tomar un café/ir al aseo resulta un acontecimiento emocionante, una escala que nos acerca cada más al destino soñado. En familia fuimos, en familia volvimos, en familia hicimos cola para sacar entradas y acreditaciones… si no fuera por esos momentos en los que mi hijo, disfrazado de Spiderman, atraía la atención del público del Salón no sé qué haríamos.
  • Dame, dame fanzines. Para mí es imprescindible la visita a la zona de fanzines y autoediciones, ese lugar a menudo maltratado en la ubicación de los stands pero al que merece la pena acercarse para conocer diversas propuestas, unas muy nuevas y otras ya afianzadas. Aunque daré buena cuenta de ellas en una próxima entrada, allí estaban Ulises Lafuente, Sara H. Randt, Killer Ink Company, Rantifuso…
  • Esa gente que siempre ves en el mismo sitio. Me refiero a que uno no “hace mucho mundo” cuando se dedica a los cómics, así que la única oportunidad de ver a colegas es ir al Salón del cómic. Por supuesto, pudimos ver a muchos de ellos: Paco Zarco, David Braña, Rose Triguero, Damián Campanario o Santipérez Domínguez, compañeros de la revista Cthulhu. Narcís Martos, mallorquín de pro. Juan Cubo Román, coordinador de Fanzipote. Guillermo, editor de Grafito; Ricardo, de Dibbuks o Lorenzo, de Diábolo. Si olvido a alguien, que me haga llegar un telegrama o un whatsapp, lo que prefiera.
  • Firmas,muchas firmas. El viernes 6, de mañana, Paco Zarco y yo estuvimos firmando Cthulhus en el stand de Diábolo. Y nos dimos una buena sesión porque cuando vinimos a darnos cuenta ya se nos había pasado la hora y apenas habíamos tenido un respiro. Varias personas vinieron con sus Cthulhus a que les hiciéramos una dedicatoria. También varios chavales de institutos a quienes sus profes habían mandado como tarea conseguir una firma se pasaron por el stand. Queridos estudiantes: no, vuestros profes no son unos pesados. Son unos máquinas y ojalá os lleven a tres mil salones más.
    Por otra parte, no todas las firmas salieron de mi mano. Me traigo unos cuantos fanzines dedicados, un Cthulhu Ray Bradbury dedicado por Damián y Rose, y Los mundos de Valken con dibujillo de Nacho Fernández (¿alguna vez leíste Dragon Fall? Pues el mismo pero en otro rollo).
  • Encuentros con editores. Terminamos con las mejores noticias… ¡al fin, después de varios intentos, iba a tener entrevista con editores! Este año llevaba nuevo proyecto – en Facebook ya habíais ido viendo alguna cosita – junto a Juanito Medina: Ogly, la historia de una princesa fea que conoce a un mago y a un sapo encantado, y acaban metidos en una misión secreta junto a un puñado de feroces cazarrecompensas. Fueron Babylon* y Glènat los que quisieron comentar sus impresiones sobre el proyecto. Muchos buenos comentarios sobre la historia, el arte, los personajes… y una sugerencia por parte de Olivier Galli, de Glénat, para mejorar la composición de las páginas. Un encuentro muy positivo y del cual salí reforzado. ¡Seguimos adelante!
    También tuve la oportunidad de hacer de traductor para Puste en su entrevista con IDW, ¡mucha suerte con ello!

    * Por si alguien pregunta, estoy al tanto de los jaleos que ha habido en el seno de Babylon y de lo sucedido con varios autores.

En resumen, un Salón bien aprovechado y con numerosos y agradables encuentros, así como numerosos cómics que me están haciendo la vida más fácil en el trabajo.

Claro, así SÍ. ¡Hasta el año que viene!

Preparando el próximo Cthulhu

Saludos salmonosos a todaos, amiguetes. Me congratula poder anunciar que el siguiente número de Cthulhu ya se está cociendo y que será un especial de Terror Ibérico. Y de nuevo las aventuras de Mannfred Salmon se pasan por las páginas de la revista formando esta vez equipo con Martin Espinoza para dar vida a Caras de muerte:

Caras de muerte, página 2 (Mannfred Salmon y Martin Espinoza)

Caras de muerte, página 2 (Mannfred Salmon y Martin Espinoza)

Cuando Julio Cámara, propietario de una vieja casa de Casar de Palomero, me habla de caras no puedo evitar pensarlo: he aquí un hombre que quiere aprovecharse del fenómeno de Bélmez. Sin embargo estoy a punto de descubrir que me equivoco…

(Fragmento del artículo que el periodista del misterio Román González escribía antes de su desaparición).

Tengo que decir que el resultado de la colaboración entre Martin y yo es más que bueno, es fantasticoso y extraordincredible. Vamos, que nadie en su sano juicio se lo perdería salvo que fuese, que sé yo, Jack el Destripador o Alicia Sánchez-Camacho.

¿Preparados para una incursión en la España terrorífica? Nos vemos en el próximo Cthulhu.

Algo para el verano

¿Hola?

Esto… ¿sí? ¿Oiga? Sí, mire, yo venía a hablar de mi lib… digo, yo venía a hablar de que seguimos, POR INCREÍBLE QUE PAREZCA, corriendo aventuras.

Aunque en baja intensidad.

Solo quería pasar un momentito a hacer un anuncio y ya me voy. ¿Como que “qué anuncio”? Este anuncio:

Por fin podemos concretar un poco más, mi trabajo junto a Santi Guillén – mejor dicho MIS trabajos –  tiene fecha de salida al mundo prevista para este próximo verano en las páginas del ¡extra de verano de la Revista Cthulhu! (Diábolo ediciones) Ya sabéis, reservad unos euros para dicho ejemplar porque promete y mucho. Más información en los próximos meses.

Y ahora las FAQ:

¿Qué es la revista Cthulhu?

Una revista

¿Para qué sirve?

Para leerla

¿Qué encontraré en ella?

Cómics de terror y cosas parecidas

¿Quién la hace?

Gente muy guay

¿Qué es Cthulhu?

Un bicho. Una especie de calamar pero demoníaco.

¿Puedo comer una galleta?

Claro, toma.

Crunch.